El Proyecto Nadar Contra Corriente

Carlos Romero es un ingeniero de telecomunicaciones que el pasado año se marcó un reto: cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar para apoyar la investigación sobre el cáncer y la metástasis en el IRB Barcelona. Miembros de su familia han sufrido cáncer en varias ocasiones y por eso Carlos decidió que quería hacer algo para ayudar en la lucha contra esta grave enfermedad. Como su pasión siempre ha sido la natación, decidió enfrentarse a un reto extraordinario que solo poco más de 700 personas han logrado. Y así nació el proyecto Nadar Contra Corriente.

Mientras entrenaba para prepararse para esta ambiciosa empresa, Carlos lanzó una campaña de sensibilización y de micromecenazgo, pidiendo la colaboración de simpatizantes, empresas, negocios y el público en general. El ayuntamiento de Sant Esteve Sesrovires, pueblo en el que reside Carlos, y la ONG local Tot Suma fueron los primeros en apoyar el proyecto.

14,4 km separan Europa de África. Por las fuertes corrientes, eso significa en realidad nadar unos 17 km, que corresponden a 12.250 «brazadas solidarias», como dice Carlos. El pasado miércoles 23 de septiembre de 2015 fue el día elegido y Carlos se lanzaba al agua en Tarifa. En menos de 4 horas llegaba a Punta Almansa, en África. ¡Reto conseguido!

Todo el dinero recaudado a través de esta iniciativa ha sido generosamente donado a la investigación del IRB Barcelona en cáncer y metástasis. La campaña seguirá abierta hasta el final de 2015, dando la bienvenida a las donaciones de aquellos que no hayan tenido aún la oportunidad de colaborar.

Se puede encontrar más información sobre el Proyecto Nadar Contra Corriente en la página dedicada a este reto. ¡Gracias, Carlos, eres una inspiración!