Cruzar el Estrecho de Gibraltar en apoyo de la investigación en cáncer del IRB Barcelona

Carlos Romero la lanzado la campaña solidaria "Nadar contra corriente" en apoyo de la investigación en cáncer del IRB Barcelona (Battista, IRB Barcelona)
Carlos Romero la lanzado la campaña solidaria "Nadar contra corriente" en apoyo de la investigación en cáncer del IRB Barcelona (Battista, IRB Barcelona)
  • <p>Carlos Romero (43) has launched the campaign "Swim against the current" in support of cancer research at IRB Barcelona (Battista, IRB Barcelona)</p>
  • <p>Carlos Romero during a visit to the IRB Barcelona laboratories this April (Battista, IRB Barcelona)</p>
  • <p><a href="http://www.nadarcontracorrent.org">www.nadarcontracorrent.org</a> logo</p>

Un trasfondo familiar marcado por el cáncer mueve a Carlos Romero (43 años, Sant Esteve Sesrovires, Barcelona) a proponerse cruzar nadando el Estrecho de Gibraltar en septiembre y donar lo que recoja en esponsorización al Programa de Oncología del IRB Barcelona

Ha lanzado la campaña Nadar contra corriente para dar a conocer el proyecto y pedir la colaboración de simpatizantes, empresas y negocios de la zona

Carlos Romero es un ingeniero de telecomunicaciones de 43 años decidido a cruzar nadando el Estrecho de Gibraltar en septiembre de este año para apoyar la investigación en cáncer y metástasis del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona). 14,4 km separan Europa de África. Por las fuertes corrientes, esto significa nadar unos 18 km, que corresponden a 12.250 “brazadas solidarias”, como así lo expresa este vecino de Sant Esteve Sesrovires, población del Baix Llobregat, Barcelona, donde vive.

Ayer viernes, Carlos presentó su proyecto “Nadar contra corriente” en un acto en el ayuntamiento de su localidad, con la participación del alcalde Enric Carbonell y el director del IRB Barcelona, Joan Guinovart, delante de empresarios, asociaciones y representantes de otros municipios del Baix Llobregat. El Ayuntamiento de Sant Esteve Sesrovires y la ONG local TotSuma (TodoSuma) han sido los primeros en apoyar este reto deportivo y solidario.

Un trasfondo familiar marcado por el cáncer

Mucha gente, de una manera más o menos cercana, ha vivido la experiencia del cáncer, una enfermedad que a día de hoy desarrolla una de cada tres personas a lo largo de su vida. Y es precisamente una experiencia familiar lo que mueve a Carlos a emprender esta iniciativa solidaria. “Mi padre murió cuando yo tenía 24 años a causa de un tumor en el pulmón. No se pudo hacer nada. Vivir una situación así, cuando eres joven, te marca. A mí me cambió la manera de entender y vivir la vida y el orden de mis prioridades”, explica.

Apasionado de la natación, hacía tiempo que le rondaba la idea de nadar el Estrecho y asociar el reto a una causa solidaria. “Supe de la campaña de micromecenazgo del IRB Barcelona y me llamó la atención; contacté con el centro para saber si les parecía bien asociar mi causa a la suya”, explica.

Sarah Sherwood, responsable de Comunicación del IRB Barcelona y también vecina de Sant Esteve Sesrovires, explica, ”fue una maravillosa coincidencia que fuéramos del mismo municipio y que Carlos se enterara de nuestra existencia. Es un orgullo y un gran honor contar con la ayuda y la ilusión de gente como él. Su reto es también ahora nuestro reto”.

La iniciativa de Carlos Romero se suma a otros ejemplos de apoyo social hacia al centro, “una tendencia creciente que tiene un gran valor porque demuestra el compromiso de la sociedad para con la ciencia, tal y como sucede de forma habitual en los países anglosajones que están al frente en este aspecto”, dice Joan Guinovart.

Carlos se está entrenando a fondo para enfrentarse a las fuertes corrientes marinas, el oleaje, el viento, la niebla y las mareas del Estrecho. A lo largo de la historia, menos de 700 nadadores han conseguido esta hazaña, una cifra cinco veces inferior al número de alpinistas que han escalado el Everest.

En www.nadarcontracorriente.org irá informando sobre la preparación y la evolución del proyecto, web donde también cualquier persona puede hacer aportaciones desde 1 euro.