Descubriendo nuevas redes celulares de Aurora A

Representación de los "filtros" utilizados en la estrategia computacional desarrollada por los investigadores
Representación de los "filtros" utilizados en la estrategia computacional desarrollada por los investigadores
  • <p>Representación de los "filtros" utilizados en la estrategia computacional desarrollada por los investigadores</p>
  • <p>Representación de la interacción entre la quinasa Aurora A (en azul) y una proteina (amarillo, solido) y un modelo de fosforilación (amarillo, malla)</p>

Científicos del IRB Barcelona desarrollan una estrategia computacional para proteínas potenciales regulados por la quinasa Aurora A.

La quinasa Aurora A, un oncogén, está involucrada en la regulación de los aspectos clave del ciclo celular. Sin embargo, se sabe muy poco de cómo esta proteína realiza sus muchas funciones celulares y las proteínas a las que regula, etc. Un equipo del IRB Barcelona, liderado por el investigador ICREA Patrick Aloy ha desarrollado , en colaboración con el Centro de Regulación Genómica, una estrategia computacional para identificar nuevas moléculas regularas por fosforilación por Aurora A. El trabajo se ha publicado en EMBO reports, una prestigiosa revista del Nature Publishing Group.

Aurora A pertenece a un grupo de proteínas que se encargan de regular la actividad de otras, controlando así las funciones más básicas de las células. “Solo se conocen 17 proteínas a las que modula y estas no pueden explicar todas las funciones que se le conocen”, explica Patrick Aloy. Por ello, estos investigadores abordaron la cuestión diseñando una estrategia computacional para buscar posibles dianas de esta proteína. La herramienta consiste en hacer pasar las moléculas por “filtros” virtuales, que seleccionan a las que presentan características que les permitirían interaccionar y ser fosforiladas por Aurora A. Encontraron 90 candidatos posibles y de estos escogieron 10 al azar para comprobar sus predicciones en sistemas biológicos. El resultado fue que 8 de estas moléculas realmente interaccionaban con la proteína de estudio, lo que significa que su método de predicción tiene una fiabilidad del 80%.

Conocer bien las distintas funciones de esta proteína tiene una gran importancia ya que se ha visto que Aurora A está sobre-expresada en algunos tipos de cáncer. Además, en caso de que exista el cáncer, estos niveles elevados están asociados a un mal pronóstico de la enfermedad. Hace tiempo que se trabaja en la búsqueda de fármacos que bloqueen la acción de Aurora A y de hecho ya hay variaos compuestos terapéuticos que se está probando en ensayos clínicos en humanos. La identificación de sustratos de Aurora A presentados es este estudio, contribuirán a contextualizar sus funciones y a entender mejor los posibles efectos secundarios causados por su inhibición.

Artículo de referencia:

Uncovering new substrates for Aurora A kinase.
Teresa Sardon, Roland A Pache, Amelie Stein, Henrik Molin, Isabelle Vernos & Patrick Aloy.
EMBO Reports (2010, 11(12): 977-984) [DOI: 10.1038/embor.2010.17]

Enlace al artículo en PubMed