"¡Es el momento de detenerse y descubrirse a uno mismo!”, Entrevistamos a Mohamed Abdelsalam, investigador postdoctoral del IRB Barcelona

Mohamed Abdelsalam con algunas de sus obras frente a Montjuïc, en la Plaza de España (Barcelona). Crédito de la foto: Alejandro Silva Corbalán, fotógrafo y creador de vídeo.
Mohamed Abdelsalam con algunas de sus obras frente a Montjuïc, en la Plaza de España (Barcelona). Crédito de la foto: Alejandro Silva Corbalán, fotógrafo y creador de vídeo.

Mohamed Abdelsalam (Egipto) es un investigador postdoctoral Marie Curie que se mudó a Barcelona en 2019 para unirse al Laboratorio de Desarrollo Morfogénesis de Drosophila, liderado por Jordi Casanova en el IRB Barcelona. Desde 2013, ha sido Assistant Professor y Profesor de Farmacognosia (la rama de Farmacia que estudia las plantas u otras fuentes naturales como posible fuente de medicamentos) en la Facultad de Farmacia de la Universidad Delta de Ciencia y Tecnología (Mansoura, Egipto). En 2018, obtuvo un doctorado en Ciencias Farmacéuticas por la Universidad de São Paulo (Brasil), en colaboración con la Facultad de Medicina de la Clínica Mayo (Rochester, EE.UU). 

A Mohamed le apasionan el arte y la música, y está comprometido con los problemas ambientales. Además de considerar que el brote de COVID-19 es un problema urgente que debe ser resuelto, también está muy preocupado por algunos de sus impactos ambientales, como la contaminación causada por el aumento de residuos generados por el uso masivo de guantes y máscaras desechables.

Mohamed toca el piano y pinta obras de arte abstracto con pintura acrílica. Durante una estancia en el Hospital de la Clínica Mayo (Rochester, EE.UU.) vinculada a sus estudios de doctorado, solía tocar el piano para los pacientes y el público. En el mismo hospital, también participó en varias campañas y actos de sensibilización sobre salud y medio ambiente. Como académico, ayudaba a sus estudiantes de Farmacia en las actividades que desarrollaban.

 

Créditos del vídeo: Alejandro Silva Corbalán, fotógrafo y creador de vídeo (Instagram: @alejandrosilvacorbalan).

 

El confinamiento provocado por la pandemia de COVID-19 inspiró a Mohamed a crear una serie de obras. Lo que al principio podía parecer un confinamiento forzado improductivo, resultó ser un período muy creativo que le permitió expresar sus sentimientos en una serie de bellos retratos. Echa un vistazo a las obras de arte de Mohamed en este álbum: https://flic.kr/ps/3SKZ3D.

 

“No se trata solo de hacer ciencia, sino también de dedicar tu tiempo a crear obras de arte y a los pasatiempos que te gustan durante este período. ¡Es el momento de detenerse y descubrirse a uno mismo!”.

 

¿Qué te llevó a solicitar una plaza de postdoc en el IRB Barcelona? 

 Fue la investigación que se lleva a cabo en el IRB Barcelona lo que me hizo solicitar una beca postdoctoral financiada por la Unión Europea (en el marco del acuerdo de las ayudas Marie Skłodowska-Curie). 

Mis intereses generales en investigación giran en torno al descubrimiento de nuevas moléculas biológicas como potenciales candidatas a medicamentos basados ​​en productos naturales. Entre mis intereses de investigación se encuentra llevar a cabo cribajes biológicos y farmacológicos de compuestos bioactivos. Utilizo una combinación de técnicas de química farmacéutica y biología química moderna para responder a preguntas sobre el cómo, el dónde y a qué velocidad de las moléculas orgánicas naturales como entidades potenciales en el descubrimiento de fármacos. En concreto, mi interés versa en dar respuesta a preguntas biológicas mediante la investigación directa de los sistemas vivos a nivel químico y biológico. 

Por este motivo, decidí realizar un postdoc y de este modo conseguir experiencia en el campo de la biología en el laboratorio de Jordi Casanova (mi jefe de grupo), en el cual mi proyecto gira principalmente en torno al estudio de la proteína homóloga en los humanos de la Drosophila head case (HECA). 

 

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones al llegar al IRB Barcelona? 

Me sentí inmediatamente como en casa con los miembros del grupo de investigación, empezando por la bienvenida que me dio el Departamento de Recursos Humanos del IRB Barcelona, en especial Maria Rovira (Coordinadora de Talento y Mobilidad Internacional), y los miembros de mi laboratorio.

 

Tu confinamiento, te sorprendió en Barcelona, inesperadamente se centró en la pintura. ¿Qué te motivó a pintar? 

Al principio, estar confinado en casa durante meses fue difícil, porque soy una persona muy activa a la que le gusta caminar y explorar la naturaleza, pero me desafié a mí mismo y decidí aprovechar este tiempo para hacer cosas con las que disfruto, y ello me llevó a coger el pincel de nuevo y volver a pintar. 

 

Durante tu estancia en la Clínica Mayo, solías tocar el piano para los pacientes del hospital. ¿Cómo te inspiraste para hacerlo?

Hay varios pianos en los muchos edificios de la Clínica Mayo, y cualquiera puede tocarlos. Esto movió algo dentro de mí y en cuanto vi un piano, me senté y ya tenía los dedos tocando una pieza musical. Recuerdo ese día: el profesor John Lieske (mi co-supervisor de tesis) me vio y me hizo una foto.

 

Si tuvieras que elegir una de tus obras, ¿cuál sería? ¿Cuál es su significado? 

¡Las elegiría todas, ya que cada pieza significa algo para mí! La mayor parte del trabajo que he pintado es abstracto, por lo que también tendría diferentes significados y perspectivas para todos.

  

Un mensaje que te gustaría compartir con la comunidad del IRB Barcelona: 

A pesar de lo que todos estamos experimentando en esta pandemia, este pequeño virus me ha inspirado a volver a coger el pincel después de muchos años, y he empezado a pintar algunas obras abstractas en acrílico que realmente... ¡me apasionan! Empecemos a hacer cosas que nos gustan de verdad durante esta crisis de la COVID-19 y continuemos, incluso cuando todo haya terminado. ¡Marquemos un nuevo comienzo y sigamos así, con un nuevo estilo de vida, y nunca decaigamos! ¡VAMOS!