La investigación del cáncer en movimiento: del IRB Barcelona al National Cancer Institute (NIH). Entrevistamos a Travis Stracker, alumni del IRB Barcelona.

Travis Stracker, IRB Barcelona alumni.
Travis Stracker, IRB Barcelona alumni.

Travis Stracker (Ohio, EEUU, 1974) se incorporó al IRB Barcelona en 2009 como Junior Group Leader, donde estableció un laboratorio dedicado a la Inestabilidad Genómica y el Cáncer para estudiar el modo en que las células responden a los daños en el ADN.

Desde que se doctoró en 2002 en el Salk Lake Institute for Biological Studies de la Universidad de California, Travis ha estado llevando a cabo investigaciones en el campo de la genética del cáncer. Antes de establecer su laboratorio en el IRB Barcelona, ​​fue investigador asociado en el laboratorio de John Petrini en el Sloan Kettering Institute (Nueva York, EEUU), en el que trabajó durante seis años.

Ahora, tras 11 años en el IRB Barcelona, ​​se acaba de embarcar en un nuevo proyecto profesional: el National Cancer Institute (NIH) en Bethesda (EEUU), donde se ha trasladado para trabajar como investigador en la Rama de Oncología Radioterápica.

La investigación de Travis se centra en comprender cómo las células responden a los daños en el ADN y mantienen la estabilidad genómica. En los defectos en la respuesta celular a los daños en el ADN subyacen enfermedades raras asociadas con predisposición al cáncer, y son vulnerabilidades que se pueden explotar en terapias para el tratamiento del cáncer. En su laboratorio se emplean distintos enfoques para conocer mejor las vías de transducción de señales que se activan con la radioterapia y la quimioterapia y, de este modo, identificar nuevas dianas terapéuticas.

 

"Cuando me fui del IRB Barcelona, el Instituto se había establecido como una de las mejores instituciones de investigación biomédica en España".

 

¿Cómo fue tu primer día en el IRB Barcelona? 

En mi primer día en el IRB Barcelona, ​​el Instituto todavía era joven. Acababa de despegar y empezaba a asentar su cultura, sus recursos y su reputación. Fue un momento emocionante, pero que también conllevaba estrés, ya que yo acababa de llegar a un país nuevo y justo arrancaba con mi primer grupo de investigación independiente.

 

¿Y tu último día?

Cuando me fui del IRB Barcelona, el Instituto se había establecido como una de las mejores instituciones de investigación biomédica en España. Irme fue agridulce y, francamente, muy extraño, debido a la situación de la Covid-19. Me estaba marchando del IRB Barcelona y de la ciudad de Barcelona, ​​que había sido mi hogar durante 11 años y en la que habían nacido mis hijos, para regresar a Estados Unidos. A decir verdad, no pude despedirme de personas y lugares que han sido muy especiales para mí, pero agradecí que pudiéramos mantenernos seguros durante el confinamiento.

Siento mucha emoción ante la idea de regresar a Estados Unidos e incorporarme a otra gran institución: el National Cancer Institute, donde continuaré parte del trabajo que inicié en el IRB Barcelona, ​​y espero ansioso la próxima vez que pueda volver a visitar Barcelona.

 

A nivel profesional, ¿cómo crees que IRB Barcelona ha contribuido a tu etapa profesional actual?

El IRB Barcelona me dio la oportunidad de ganar independencia, y me proporcionó la libertad que necesitaba para cometer errores y aprender importantes lecciones en el camino. El tamaño relativamente pequeño de la institución me permitió conocer a todos los otros group leaders y miembros de la administración. El ambiente siempre fue mucho apoyo y compañerismo. Por otro lado, tamién tuve ocasión de conocer a jóvenes científicos con un talento realmente extraordinario, que impulsaron todo el trabajo importante de mi laboratorio, así comouna serie de colaboraciones excelentes... y por todo ello estoy muy agradecido.

 

¿Qué te llevas de tu experiencia general en el IRB Barcelona?

Los años que he pasado dirigiendo un laboratorio en el IRB Barcelona me han aportado la confianza y las habilidades necesarias para administrar un grupo de investigación de éxito, y me han permitido llevar a cabo un gran número de descubrimientos que considero que constituy en importantes contribuciones para entender mejor la enfermedad.

Estoy muy orgulloso de mi laboratorio y del trabajo que ha producido. Trabajar en Barcelona también me ha abierto muchas oportunidades y experiencias que de otro modo no habría tenido, cambiando para siempre la perspectiva que tenía sobre muchas cosas.

 

¿Cómo es tu nuevo laboratorio en el NCI y cómo será tu nuevo grupo? ¿Tus proyectos de investigación serán similares a los anteriores o serán distintos?

Mi nuevo laboratorio en el National Cancer Institute seguirá a partir de muchos de los descubrimientos que realizamos en el IRB Barcelona. Acabo de integrarme en la Rama de Oncología Radioterápica, que nos acercará a la investigación clínica, y espero que podamos aprovechar algunos de nuestros hallazgos para mejorar el tratamiento del cáncer. De momento soy el único miembro del laboratorio, y hemos empezado poco a poco, lidiando con unas condiciones de trabajo difíciles debido a la Covid-19, pero estoy muy entusiasmado con las posibilidades futuras y con los recursos que ofrece este centro.

 

"Tuvimos dos hijos en Barcelona (los primeros catalanes de mi familia). Estas han sido probablemente las experiencias más memorables de mi vida. Y siempre admiraré el sistema sanitario de España". 

 

¿Tienes algún recuerdo especial o anécdotas sobre tus 11 años en el IRB Barcelona que quieras compartir con nosotros?

Tuvimos dos hijos en Barcelona (los primeros catalanes de mi familia). Estas han sido probablemente las experiencias más memorables de mi vida. Y siempre admiraré el sistema sanitaio de España. Nuestros hijos, básicamente, crecieron en el Parque Güell, y estoy ansioso por volver allí cuando sean mayores. Estoy seguro de que querrán volver y explorar su ciudad natal.

También estoy agradecido a muchos de mis amigos y compañeros de trabajo, que se esforzaron por compartir con nosotros su amistad, su cultura y sus familias, ayudándonos a sentirnos como en casa y brindándonos muchos buenos recuerdos de todo el tiempo que pasamos en España.