Más datos sobre el control del desarrollo embrionario

El nuevo mecanismo se ha encontrado en el disco imaginal que dará lugar al ala de Drosophila, representado en esta imagen.
El nuevo mecanismo se ha encontrado en el disco imaginal que dará lugar al ala de Drosophila, representado en esta imagen.

Andreu Casali describe en la revista Science Signaling un sofisticado mecanismo relacionado con la proteína Hedgehog.

La proteína Hedgehog forma parte de los morfógenos, especializados en dar a las células embrionarias información sobre su posición en el embrión, como deben comportarse y en qué tipo de células deben convertirse. Los morfógenos se producen en un grupo de células en un punto concreto del embrión. Luego viajan hacia las células vecinas formando un gradiente de concentración de manera que las células que están más cerca del foco de emisión reciben mucha cantidad de proteína, mientras que las que están más alejadas reciben muy poca. Así, dependiendo de la cantidad de proteína que detectan, las células saben donde están y actúan en consecuencia. Por ejemplo, en los seres humanos, es el gradiente de un morfógeno el que hace que en la parte posterior de la mano se forme un dedo meñique, luego un anular, un dedo corazon, etc., si el gradiente fallara, los dedos no tendrían la identidad correcta.

Andreu Casali, investigador del Institut de Recerca Biomèdica (IRB Barcelona) y del CSIC, ha descubierto un nuevo mecanismo en las células para detectar la señal del morfógeno Hedgehog. Habitualmente, las cubiertas de las células tienen unos receptores a los que Hedgehog se engancha, y las células se basan en la cantidad de Hedgehog que estos receptores han captado para conocer la concentración y, como consecuencia, su localización en el embrión. Sin embargo, Casali ha observado un mecanismo mucho más complejo, en las alas de la mosca Drosophila melanogaster, donde la cantidad de receptores varía y se autoregula en función de si hay muchos o pocos receptores. “Este mecanismo permite que el sistema sea más sensible y las células puedan responder con mayor precisión a pequeñas variaciones en la concentración del morfógeno. La evolución tiende a incrementar la complejidad”, dice Casali.

Hedgehog, además de controlar la proliferación celular e intervenir en la formación de órganos y tejidos durante el desarrollo, también es importante en el adulto, entre otras razones, porque está involucrado en algunos tipos de cáncer de cerebro, músculo y piel. El trabajo de Casali, publicado en la prestigiosa revista Science Signaling es interesante porque este mecanismo encontrado en moscas, seguramente esté presente en humanos. “Cuanto mejor conozcamos esta vía, más fácil será la obtención de fármacos para tratar las enfermedades que causa”, afirma el investigador.

Artículo de referencia:
Self-induced patched receptor down-regulation modulates cell sensitivity to the hedgehog morphogen gradient.
Casali A.
Science Signaling, (August 2010) [DOI: 10.1126/scisignal.2001059]