Pleno en el homenaje a la figura de Joan J. Guinovart


Este pasado lunes 22 de octubre, la sala Dolors Aleu del Parque Científico de Barcelona se llenó con más de 170 asistentes para celebrar la larga y fructífera carrera profesional de Joan J. Guinovart. El fundador y director del IRB Barcelona durante 13 años, se vio rodeado de autoridades, patronos y antiguos patronos del centro, colaboradores científicos, familiares, representantes de entidades filantrópicas, miembros de la comunidad y antiguos estudiantes, que acudieron al evento ya fuera para seguirlo en directo o en streaming en la sala anexa. Fueron más de 200 personas dispuestas a homenajear toda una vida dedicada a la bioquímica, a la divulgación y al fomento de la ciencia.

A las 18h, la hora de inicio del evento, subió al estrado Francesc Posas, el actual director del IRB Barcelona y maestro de ceremonias. Posas agradeció con un tono de voz sincero y orgulloso, todo el trabajo que Guinovart había hecho en el IRB Barcelona. "Joan es una de esas personas que transforman ideas en realidades”. Una muestra era el IRB, “que había nacido como una idea y que es, ahora, uno de los mejores centros de investigación española”, dijo. Y en miras a futuro añadió: “se abre una nueva etapa para el IRB Barcelona. Tenemos que ir más allá y transformarlo en un referente mundial.”

Homenatge a Joan J. Guinovar

Posas dio paso a Joan Elias, rector de la Universidad de Barcelona y vicepresidente del Patronato del IRB Barcelona. Elias alabó la trayectoria profesional de Guinovart, una vida dedicada a la bioquímica y, más concretamente, al metabolismo del glucógeno. Elias ensalzó también su labor como tutor de doctorandos y quiso acabar su discurso con una nota de esperanza hacia el futuro: “La Universidad de Barcelona está comprometida con el IRB y le seguirá dando un apoyo constante.”

A Elias le siguió Federico Mayor Zaragoza, Presidente de la Fundación Cultura por la Paz. Como importante bioquímico en el panorama español e internacional, Mayor Zaragoza es un testimonio excepcional de la carrera de Joan J. Guinovart. Quiso destacar su gran capacidad para fomentar la educación científica, tanto por la labor educativa del IRB Barcelona como centro docente, como por la carrera de Guinovart como divulgador. El presidente de la Fundación Cultura por la Paz no se olvidó tampoco de destacar su trayectoria en política científica. Todo enfocado, dijo él, hacia la transmisión de conocimiento de manera social. “Nunca soplará buen viento para quien no sabe hacia dónde va. Joan siempre supo hacia donde iba y por eso sabe ir en la dirección adecuada.”

Posas volvió a subir al escenario para dar paso a dos videos. El primero, grabado por Andreu Mas-Colell que se encontraba ausente de viaje, destacaba la figura de Joan J. Guinovart como un científico importante en el impulso de la bioquímica en España. “Joan fue una figura clave en toda una generación de gente que trabajó para crear ciencia de primera línea, sin concesiones y sin complejos.” Mas-Colell no quiso olvidar tampoco la labor en promover la ciencia entre los más jóvenes, realizada en el IRB Barcelona bajo la dirección de Guinovart con el proyecto Crazy About Biomedicine.

El video de Mas-Colell fue seguido por un recopilatorio de dedicatorias de antiguos estudiantes de doctorado y otros científicos que han recibido inspiración de Joan y donde destacaban su labor como mentor y como figura central en sus vidas académicas. En cada uno de los testimonios, las palabras estaban cargadas de pasión científica y cariño hacia el ex director.

Posas presentó entonces a Federico Mayor Menéndez, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Autónoma de Madrid, además del director del Instituto de Biología Molecular en la misma universidad. Menéndez quiso remarcar la importancia que le había dado Joan Guinovart durante toda su carrera a tender puentes que unieran la ciencia y la sociedad. Repasó la importancia de la política científica del ex director, imprescindible en la creación de lobbies para impulsar la ciencia en España. “Joan fue capaz de imaginar nuevos caminos, tender puentes y preguntarse: Whynot?”

El maestro de ceremonias presentó esta vez a Joan Massagué, presidente del Comité Científico Internacional (External Advisory Board) del IRB Barcelona, Massagué describió a Joan Guinovart como un “activista de la ciencia: apasionado, buen líder, con las ideas claras, con buena mano y buen gusto.” Para Massagué, el IRB Barcelona no hubiera existido sin Joan, pero con él, era un proyecto que inevitablemente saldría adelante. Bajo la dirección de Joan J. Guinovart, el Instituto no solo se convirtió en un centro de referencia, sino que también creó una marca propia de la casa, en busca de ciencia de calidad.

El mensaje de Maria Freire, presidenta del Comité Asesor Empresarial (Business Advisory Board) muy sentido, destacaba a Joan Guinovart como un investigador reconocido internacionalmente y cuya visión para promover la ciencia ha tenido un impacto local, nacional e internacional. Y destacó su humanidad y su trabajo al servicio de los demás: “Cualquier iniciativa que Joan determine llevar a cabo a partir de ahora, sea cual sea, seguro tendrá consecuencias positivas para todos”.

Empezó el turno de palabra para la comunidad interna. Ernest Giralt, jefe de grupo del IRB Barcelona desde su fundación y profesor emérito de la UB, fue el primero. Describió a Guinovart como una persona líder, visionaria y trabajadora, no solo a nivel profesional, sino también humano. Quiso centrarse tanto en el pasado y la historia del IRB con Joan Guinovart en su dirección, como también en el futuro del instituto y en el objetivo de convertirlo en referente mundial.

Las palabras agradecidas de Giralt dejaron paso a Raúl Méndez, vicedirector del IRB Barcelona. “Joan tuvo la capacidad para mantener un ojo en la brújula del IRB y otro en el futuro de la ciencia en Cataluña, España y Europa.” El cariño de Joan Guinovart hacia su trabajo, también se vio reflejado en el cariño hacia la formación de estudiantes de doctorado formando, dijo Méndez, a líderes del futuro y asimismo a futuros estudiantes de ciencia con proyectos como el Bojos per la biomedicina.

Margarida Corominas, directora de gestión del IRB, fue la siguiente en subir al estrado para homenajear a Joan Guinovart. Además de alguna anécdota divertida que reflejaba la personalidad de Joan Guinovart, Corominas destacó la unión de todo el equipo y la capacidad del ex director para hacerlo crecer y convertirlo en una familia. Y haciendo suyas expresiones de Guinovart, le dijo: “Joan, seguiremos buscando personas con gancho, primando la cualidad sobre la cantidad, seguiremos sufriendo e incansables al desaliento.”

Después de las intervenciones de los miembros del IRB, el maestro de ceremonias dio paso a un video en el que, mediante fotos y artículos de toda la trayectoria profesional de Joan Guinovart, se recogía en imágenes todo lo que, en palabras, habían dicho los anteriores ponentes: una vida profesional plena, un papel importante como mentor, como científico, como director y como divulgador. Francesc Posas, junto a Margarida Corominas, entregaron un regalo a Joan Guinovart, que abrió con ayuda de sus dos nietos: Un retrato elaborado por Hanoch Piven, artista israelo-americano, que vive a caballo entre Barcelona, Israel y Estados Unidos. El artista realizó un taller sobre la creatividad en el Instituto y Joan se enamoró de los cuadros resultantes, por lo que el regalo, cargado de simbolismo, emocionó al ex director.

A continuación fue el turno del homenajeado. Las palabras de Joan J. Guinovart estuvieron cargadas de agradecimiento a todos los asistentes, a los participantes y a todos aquellos que habían hecho posible, de una manera u otra, la creación del IRB Barcelona. Mencionó a donantes, fundaciones y científicos. Joan Guinovart no se olvidó ni de sus estudiantes de doctorado, ni de los comités externos ni de los “crazys”. Agradeció también a UB y aI CREA  por haber sido los “pilares del instituto”, Se consideró a sí mismo un hombre con suerte por haber podido trabajar con estudiantes tan inteligentes y compañeros tan buenos. “El éxito del IRB es el resultado de todos los que en él trabajan". Guinovart acabó su discurso confesando la fórmula del éxito en ciencia: “Escoge a los mejores y asegúrate de que sean mejores que tú”. Guinovart también aprovechó para reclamar mejores políticas científicas estatales y pidió continuidad a la Generalitat de Catalunya en el apoyo a la ciencia: “Porque Cataluña será investigadora o no será”.

El cierre de la ceremonia lo realizó Albert Barberà, director general de Recerca i Innovació en Salut, del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. Barberà habló sobre la importancia que tiene la investigación de alto nivel, guiada por la curiosidad, como la que se realiza en el IRB para encontrar nuevos fármacos que ayuden a solucionar problemas médicos. “La investigación básica juega un rol importante en el descubrimiento de los fármacos del futuro”. Barberà, ex alumno de Guinovart, dijo que haber estudiado con él era un privilegio, una herencia que dejaba el ex director a todos sus antiguos estudiantes.

Después de una foto de grupo y saludos de muchos asistentes, la fiesta se trasladó a la terraza del restaurante Fifteen, en el mismo Parc Científic de Barcelona, donde todos los asistentes pudieron saludar a Joan J. Guinovart. Las conversaciones fueron acompañadas de pica-pica y de un cava especial, un regalo de los propietarios del restaurante Set Portes de Barcelona, amigos de Guinovart.

Fue una velada agradable, llena de emoción y de agradecimiento hacia una figura principal no solo para el IRB Barcelona sino también para la bioquímica y biomedicina a nivel nacional e internacional. Joan J. Guinovart ha sido, durante 13 años, el director de IRB Barcelona y llevó este Instituto desde sus cimientos hasta la posición de instituto referente que tiene en la actualidad. Con una carrera científica que no ha acabado aún, y muchísimos logros a sus espaldas, Joan J. Guinovart es parte del alma del IRB Barcelona.

(Autora: Isa J. González)