Un nuevo interruptor del desarrollo de la mosca de la fruta está ligado a la insulina


La proteína DOR controla la formación de las moscas adultas dependiendo de la disponibilidad de nutrientes.

Investigadores del IRB Barcelona descubren que la proteína DOR activa una batería de genes necesarios para que las larvas de la mosca de la fruta Drosophila melanogaster se conviertan en un organismo adulto. Durante este proceso, llamado metamorfosis, las células reciben multitud de señales de crecimiento y de maduración que las llevan a alcanzar su tamaño y forma finales. A través de la manipulación de las larvas de la mosca el investigador Victor Francis demuestra por primera vez que DOR colabora con la vía de la hormona endicsona para conseguir esta transformación. El trabajo ha sido dirigido por Antonio Zorzano, jefe del programa de Medicina Molecular del IRB Barcelona y catedrático de la UB, y por Aurelio Teleman, del German Cancer Research Center de Heidelberg, Alemania, y se ha publicado en la prestigiosa revista Current Biology.

Uno de los principales interruptores de la metamorfosis en la larva de la mosca de la fruta es la hormona esteroidea 20-hidroxiecdisona (20E). Durante el desarrollo larvario la hormona 20E se une a una proteína receptora que se encuentra en el núcleo de las células para orquestar los genes que producirán los cambios, sea en forma o tamaño. Los autores del trabajo han desarrollado el primer estudio in vivo de la proteína DOR en el que, utilizando larvas carentes para la proteína, han descubierto que ésta se une al receptor para poder controlar su función y activar los genes responsables del desarrollo del insecto.

Una de las señales que controlan la metamorfosis es la presencia de nutrientes para la obtención de energía. A través de este estudio los científicos demuestran que la vía de la insulina, que favorece un gasto de energía, actua a través de DOR para inactivar la de la endicsona, que a diferencia de la insulina favorece la obtención de energía. Un claro ejemplo de la conexión entre las vías de la insulina y la de la endicsona en células de mamífero es que ratas diabéticas presentan alteraciones en DOR. Estas funciones opuestas entre las dos vías sugieren de la existencia de un equilibrio entre ellas para el correcto desarrollo de las larvas y abren una nueva vía para el estudio de la diabetes en humanos.

Artículo de referencia:
dDOR is an EcR coactivator that forms a feed-forward loop connecting insulin and ecdysone signaling
Vıctor A. Francis, Antonio Zorzano and Aurelio A. Teleman.
Current Biology (2010) [DOI: 10.1016/j.cub.2010.08.055]