Tras casi cuatro años como investigadora postdoctoral en química experimental en la Université Paul Sabatier (Toulouse III), Jéssica Rodríguez Villar se ha incorporado recientemente al IRB Barcelona en el grupo de Molecular Modelling and Bioinformatics.

Este grupo, liderado por Modesto Orozco, se centra en el estudio de los procesos de reconocimiento molecular de importancia biológica desde el punto de vista metodológico y de aplicación. Jéssica nos explica que su idea al incorporarse a este grupo es iniciarse en proyectos en el campo de la química computacional.

Jéssica acaba de recibir un premio de la Real Sociedad Española de Química: el "Premio Joven Investigadora 2020", en la modalidad de “Investigadora Postdoctoral”. Nos lo cuenta en esta breve entrevista.

 

Explícanos en qué proyectos trabajarás como investigadora postdoctoral en el laboratorio de Molecular Modelling and Bioinformatics.
 
Empecé en el grupo de Modesto Orozco en el IRB Barcelona hace un mes, así que de momento aún me estoy aclimatando. La investigación que pretendo desarrollar aquí es bastante diferente de lo que he hecho hasta ahora, que ha estado centrada en química puramente experimental y basada en el estudio de interacciones proteína-ADN.

Aquí estoy adentrándome en el campo de la química computacional. La idea es completar mi formación experimental con herramientas computacionales que nos ayuden a entender lo que ocurre a nivel atómico cuando se producen dichas interacciones. 

Por ejemplo, cuando una proteína se une al ADN, se producen importantes cambios estructurales tanto en la proteína como en el ADN. La idea de mi proyecto es analizar en detalle los factores que determinan estos cambios estructurales con el objetivo a largo plazo de poder predecir y manipular estas interacciones.

 
¿Qué significa para ti haber recibido el "Premio Joven Investigadora 2020" de la Real Sociedad Española de Química?
 
Para mí supone un gran honor haber sido seleccionada para este premio, aún más teniendo en cuenta que es un premio concedido por una sociedad de químicos, formada por investigadores muy cualificados. 

Se trata de un gran reconocimiento al trabajo realizado durante los últimos años y es sobre todo un gran apoyo moral para seguir trabajando y esforzándome día a día en hacer la mejor investigación posible.