Del sector académico al biotecnológico: Entrevistamos a Gonzalo Fernández-Miranda, alumni del IRB Barcelona

Gonzalo Fernández-Miranda, IRB Barcelona alumni.
Gonzalo Fernández-Miranda, IRB Barcelona alumni.

Gonzalo Fernández-Miranda es biólogo molecular especializado en investigación oncológica y modelos de cáncer en ratones, un apasionado de la innovación médica y del espíritu empresarial en el sector de la biotecnología. En 2012, se unió al IRB Barcelona como investigador asociado al Laboratorio de Control Traslacional del Ciclo Celular y Diferenciación, dirigido por Raúl Méndez.

Gonzalo está interesado en contribuir al desarrollo de programas terapéuticos, impulsar la innovación en el sector de la salud y adquirir una visión estratégica y financiera de las empresas biotecnológicas. En 2017, se le concedió una beca CaixaImpulse para acercar la investigación biomédica al mercado. En junio de 2020, fue nombrado Director Científico de Ninevah Therapeutics, una empresa biotecnológica que desarrolla nuevos tratamientos de terapia génica para enfermedades genéticas renales. También colabora con Chasing Science, una incubadora de empresas biomédicas cuyo objetivo es hacer que las ciencias de la vida despeguen aprovechando el conocimiento y los recursos que se comparten entre socios y colaboradores.

A Gonzalo le gusta correr y pasar tiempo con su familia. También practica meditación, lo que le ayuda a disfrutar más la vida. En sus palabras, "¡La vida es a veces tan rápida que no nos damos cuenta de lo que nos está sucediendo!".

 

¿Alguna vez te imaginaste trabajando en una empresa de biotecnología? 

¡En realidad no! Desde que empecé la licenciatura en Biología, siempre quise investigar en el sector académico. Sin embargo, en 2016, coincidieron dos cosas que me hicieron cambiar de opinión. Primero, obtuve algunos resultados muy interesantes en el laboratorio con el potencial de ser transferidos y llegar a pacientes de cáncer. En segundo lugar, el Departamento de Innovación de IRB Barcelona creó una nueva figura llamada “Entrepreneur in Residence” (“Emprendedor Residente”), que, junto con el equipo de Innovación, me brindó mucho apoyo para tratar de convertir nuestros resultados en un spin-off. Realmente disfruté de este proceso y decidí reorientar mi carrera hacia el sector de la biotecnología. 

 

Después de trabajar en el sector académico durante 14 años, ¿cómo fue dejarlo? 

Para ser sincero, fue un proceso largo y a veces difícil. Empecé a buscar puestos como analista de inversiones en empresas de capital de riesgo y pasé por un par de procesos de selección largos y competitivos. En ambos, aprendí mucho y llegué al final, pero finalmente no fui seleccionado. Entonces, me di cuenta de que probablemente ese no era mi camino. Luego comencé a buscar posiciones en pequeñas biotecnologías y rápidamente encontré una posición en Ninevah Therapeutics, una empresa de biotecnología que se creó recientemente. Después de una etapa de exploración, siento que he encontrado lo que estaba buscando.

 

"El IRB Barcelona ha sido fundamental para la decisión de mi carrera. Sim duda, me dio todas las herramientas y el personal apoyo para capacitarme y comenzar una carrera en el sector biotecnológico".

 

Háblanos de tu puesto actual en Ninevah Therapeutics.

Mi posición es una combinación de ciencia y de gestión. Estoy en estrecho contacto con los expertos en la terapia génica y la biología de riñón del Instituto de Investigación de Vall d’Hebron (VHIR) y de otras instituciones de la UE y EEUU. Juntos, estamos desarrollando dos programas de terapia génica para curar enfermedades renales raras cuya única opción terapéutica es el trasplante de riñón. Tratar el riñón con terapia génica ha sido un desafío hasta ahora, ya que los vectores virales utilizados en las clínicas tienen poco tropismo en este órgano. Estamos optimizando estos vectores de diferentes maneras para apuntar al riñón de manera eficiente. 

En lo que respecta a la parte de gestión, estoy aprendiendo todo tipo de operaciones dentro de la empresa relacionadas con la propiedad intelectual, la recaudación de fondos, las finanzas, la estrategia, etc.

 

A nivel profesional, ¿cómo crees que el IRB Barcelona ha contribuido a tu etapa profesional actual?

Como se puede deducir de lo que he comentado antes, el IRB Barcelona ha sido fundamental para la decisión de mi carrera. Gracias al Departamento de Innovación, me capacité en diferentes aspectos relacionados con la transferencia de tecnología y la innovación. Ese departamento también me ayudó en la solicitud de subvención y la ejecución de CaixaImpulse, un programa financiado por la Caixa para crear spin-offs del laboratorio. Este programa incluía un mentor de la industria que también me guió a través de la transición de la academia a la industria. El apoyo que recibí por parte de Raúl Méndez para entrar en esta carrera emprendedora también fue muy importante. El IRB Barcelona definitivamente me dio todas las herramientas y el personal apoyo para capacitarme y comenzar una carrera en el sector de la biotecnología.

 

Como ex-participante del programa #IRBstartup , ¿qué aprendiste de él? ¿Lo recomendarías a los investigadores actuales del IRB Barcelona?

¡Absolutamente! Es el lugar perfecto para compartir y poner a prueba tu idea loca de crear una empresa biotecnológica. También tendrán acceso a información actualizada sobre todos los eventos importantes relacionados con el espíritu empresarial del sector de la biotecnología. Recuerdo que fuimos invitados a asistir, como voluntarios, al mayor evento de networking para la biotecnología llamado BioSpring, que se celebró en Barcelona en 2017. Participar en ese evento fue genial, porque aprendimos de primera mano cómo funciona el mundo de la biotecnología. 

 

¿Tienes algún recuerdo especial o anécdotas sobre tus más de 8 años en IRB Barcelona que quieras compartir con nosotros?

Tengo muchos, pero si tuviera que resaltar uno, diría el se cuando de filmó el video de baile en 2014. Lo recuerdo como un momento lleno de energía y compromiso de la comunidad IRB Barcelona. Muchos de nosotros éramos unos bailarines terribles, pero aun así, quisimos hacer nuestra aportación a la causa. ¡La filmación en sí fue muy divertida y el resultado fue increíble! A mis hijos realmente les encanta el vídeo y de vez en cuando me piden que lo comparta en YouTube.