Una charla con tres locos por la biomedicina

De izquierda a derecha: ric Matamoros, Muriel Arimon y Lorena González.
De izquierda a derecha: ric Matamoros, Muriel Arimon y Lorena González.

¿Es realmente posible fomentar vocaciones científicas desde los centros de investigación? En el IRB Barcelona creemos firmemente en ello. Y para demostrarlo, en este episodio hablamos con tres personas clave del programa "Crazy About Biomedicine" ("Locos por la Biomedicina"), curso de un año de duración para estudiantes de bachillerato organizado por el IRB Barcelona enmarcado en la serie "Bojos per la Ciència" ("Locos por la Ciencia") de la Fundación Catalunya La Pedrera. 

En este episodio (en catalán) sabréis qué es exactamente el Crazy de la mano de su coordinadora en el IRB Barcelona. También conoceréis cómo son los talleres científicos, explicados por una investigadora del instituto que participa como tutora en el programa. Y además, escucharéis el testimonio de uno de sus talentosos estudiantes, que actualmente cuenta con una gran proyección profesional. Bienvenidos al Crazy!

Un curso donde hacer de científico para llegar a serlo

Con este curso, los estudiantes tienen la oportunidad de profundizar sus conocimientos sobre teoría y técnicas científicas en el campo de la biomedicina. Trabajan junto a jóvenes investigadores del IRB Barcelona para conocer la ciencia que se hace en un instituto de investigación internacional para adquirir una experiencia práctica en las últimas metodologías de vanguardia y posicionarse para una carrera potencial en ciencias de la vida. Muriel Arimon, Responsable de Participación Ciudadana y Educación Científica y coordinadora del Crazy en el IRB Barcelona, nos cuenta que "El objetivo del Crazy es experimentar de primera mano qué es la investigación y dar a conocer cómo es la vida de un científico hasta llegar a pensar "yo también puedo llegar un día a dedicarme a esto!".

Hay un antes y un después del Crazy

Para Eric Matamoros, cofundador de la empresa Bioap AI y ex-alumno del Crazy, esta experiencia formativa ha marcado un antes y un después en su carrera: "El Crazy te ayuda a crecer como persona y como científico. Cuando lo miras con perspectiva, ves un antes y un después en la carrera científica, te dan ganas de colaborar con el IRB Barcelona e, incluso, como en mi caso, de volver para hacer prácticas", afirma Eric, a quien esta experiencia influenció a la hora de crear su propio proyecto empresarial: "BioAPI AI [una aplicación que permite detectar diferentes tipos de cáncer gracias al uso de inteligencia artificial] precisamente nació como resultado de pasar todo un año en el Crazy y el IRB Barcelona: una iniciativa personal de querer seguir haciendo ciencia y continuar a un laboratorio después de que se hubiera despertado mi vocación inquieta", explica.

Cuando la curiosidad se transforma en madurez y vocación científica 

Uno de los aspectos que más le gusta a Lorena González, estudiante de doctorado en el IRB Barcelona y tutora del Crazy, es poder ser testigo de la evolución que experimentan los estudiantes en el laboratorio a la vez que se transforma su curiosidad en conocimiento en un entorno propicio. "Con sólo cuatro alumnos por clase, las sesiones se pueden aprovechar al máximo, y una vez los estudiantes pierden su timidez inicial, muestran una curiosidad que no tiene filtro. Lo que más me ha gustado de ser tutora del Crazy es haber podido presenciar la evolución de los estudiantes: no sólo evolucionan a nivel científico, sino que lo hacen también a nivel personal", nos cuenta Lorena.

¿Quieres saber más sobre el "Crazy About Biomedicine"? Haz click aquí.