Carreras IRB Barcelona alumni: Trabajar en el sector farmacéutico. Entrevistamos a Duarte Mesquita.


"Trabajar en el sector farmacéutico fue una decisión progresiva, no algo que hubiera imaginado al principio".

 

Duarte Mesquita (Lisboa, 1981) se unió en 2006 al Laboratorio de Desarrollo y Morfogénesis de Drosophila del IRB Barcelona para llevar a cabo su proyecto final de grado en Ingeniería Biotécnica, bajo la supervisión de Jordi Casanova y Sofía Araújo (ahora también alumni del IRB Barcelona). Después de hacer un Máster en Genética, decidió volver al IRB Barcelona, esta vez para continuar con sus estudios de doctorado en el Laboratorio de Control de Desarrollo y Crecimiento, dirigido por Marco Milán. Posteriormente, Duarte obtuvo una beca posdoctoral EMBO en el Chronic Diseases Research Center (CEDOC) de Lisboa, posición que combinó con el de profesor en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad NOVA de Lisboa, mientras realizaba un Máster en Medicina Farmacéutica en el Universidade Aveiro.

Durante el tiempo que estuvo en el IRB Barcelona, ​​Duarte formó parte del PhD Students Council, siendo uno de los organizadores del primer PhD Students Symposium ("The Architecture of Life"). Desde 2014, ha estado trabajando en el sector farmacéutico, primero en Novartis y, desde 2018, en Sanofi Genzyme (Lisboa), donde actualmente desempeña el puesto de asesor médico en inmunología y oncología. 

 

¿Alguna vez te imaginaste trabajando en el sector farmacéutico?

Al inicio de mi carrera, llegué a Barcelona atraído por la idea de vivir en el extranjero y también por comprobar si me gustaba la investigación… ¡y me encantó! Luego, mientras hacía el doctorado, asistí a muchas formaciones complementarias, casi siempre organizadas por el IRB Barcelona, y lo hice de alguna manera para pensar en qué hacer a continuación. Recuerdo que en esos años nació mi primer hijo en Barcelona. La elección de hacer un postdoc después de completar el doctorado fue probablemente la opción más “fácil", en el sentido de que este es el camino “natural" que muchas personas eligen en ese momento. 

Cuando mi segundo hijo estaba en camino, consideré la idea de empezar una formación más completa y elegí la medicina farmacéutica. Esta disciplina aporta una perspectiva que cubre áreas como los estudios preclínicos, los estudios clínicos y el mercado. El networking me abrió las puertas a una oportunidad laboral en Novartis. Por lo tanto, trabajar en el sector farmacéutico fue una decisión progresiva, no algo que hubiese imaginado al principio.

 

Háblanos de tu puesto actual en Sanofi Genzyme.

Sanofi es una gran multinacional con una estructura compleja y muchas unidades de negocios. Sanofi Genzyme en particular es la franquicia más innovadora de la compañía. Mi función general es apoyar los negocios internos con mis conocimientos científicos y, en concreto, ayudar a los médicos a comprender la ciencia que hay detrás de los medicamentos farmacológicos.

Los médicos tienen que lidiar con una gran cantidad de patologías y conocer muchos medicamentos para tratarlos, pero a menudo no tienen tiempo para aprender más sobre ellos. Es necesario establecer una relación con los médicos que esté basada en la confianza y en la imparcialidad. Esta es una de las pocas áreas que no tiene nada que ver con el lado "comercial" de la empresa.

 

“El IRB Barcelona ha sido gratificante en muchos sentidos: fue mi primera experiencia profesional, disfruté de su entorno multidisciplinar, multicultural e internacional, y la formación complementaria que hice me fue de gran utilidad”.

 

A nivel profesional, ¿cómo crees que IRB Barcelona contribuyó a tu etapa profesional actual?

El IRB Barcelona ha sido gratificante en muchos sentidos. En primer lugar, esta fue mi primera experiencia profesional; en segundo lugar, disfruté de su entorno multidisciplinar, multicultural e internacional; en tercer lugar; la formación complementaria del IRB Barcelona me resultó de una gran utilidad. Creo que las habilidades sociales como la comunicación científica o el emprendimiento son realmente necesarias; y, por último,  —y lo más importante—, me encantaban la gran cantidad de colaboraciones que tenían lugar constantemente dentro del Instituto. Siento que esas colaboraciones siguen siendo ventajosas a día de hoy. 

Apenas puedo imaginarme lo que es alcanzar el éxito sin el trabajo en equipo. Y en el IRB Barcelona el trabajo en equipo era increíble. Además, allí crecí a nivel personal. Marco Milán es una persona increíble que me dejó huella. Cuando éramos solo tres estudiantes en su grupo, solía decirnos que tenía que prepararnos "para todo lo que pudiera ser". 

 

Si pudieras dar un consejo a tu “yo” PhD, ¿qué le dirías?

Creo que haría exactamente lo mismo. No me arrepiento de nada de lo que hice. Creo que lo más importante es que disfrutes de lo que haces y que lo hagas con pasión, que seas resiliente. Un doctorado tiene muchos altibajos, pero si trabajas duro, puedes mantenerte a flote. Cuando estás haciendo el doctorado, no es el momento de pensar en lo que harás a continuación. Es hora de escribir tu tesis doctoral. Más adelante ya tendrás tiempo de decidir qué hacer. Disfrutar es un deber. Es un momento único, y hay que disfrutarlo por encima de todas las cosas.