Una clase magistral de divulgación científica: La Jornada de Puertas Abiertas del IRB Barcelona

Jornada de Puertas Abiertas del IRB Barcelona
Jornada de Puertas Abiertas del IRB Barcelona

Crónica personal del día por Tanya Yates.

Aunque el evento en sí no comenzará hasta las 10 am, a las 7 de la mañana un pequeño grupo de personas adormecidas del Departamento de Comunicación (incluyéndome a mí) ya estamos manos a la obra preparando toda la logística del evento. Poco a poco,  van llegando nuestros ansiosos "crazies" (diferentes generaciones de nuestro programa Crazy About Biomedicine para estudiantes de bachillerato), los estudiantes de doctorado organizan los diferentes stands de la Feria Científica, el personal de administración se coloca al mando del mostrador de registro… son las 10 de la mañana. ¡Me encanta la puntualidad!

Empiezan a llegar las primeras personas, lentamente al principio, pero al cabo de 25 minutos  ya hay una larga cola frente al mostrador de registro. La gente comienza a dirigirse a las actividades dentro y fuera del edificio. La música que llega desde los altavoces del escenario anima a todos los visitantes a adentrarse en el espíritu de este evento.

Entro en el edificio para ver la primera charla científica, que va a ser impartida por Eduard Batlle, coordinador del programa de cáncer del IRB Barcelona. La sala está llena y todo el mundo permanece concentrado en un silencio absoluto. Eduard es un fantástico ponente que sabe transmitir hábilmente la ciencia y los próximos desafíos dentro de su línea de investigación, el cáncer, y, además, explica cómo todos podemos contribuir sumándonos al #RetoMetástasis, la campaña de captación de fondos que ha lanzado el IRB Barcelona para conseguir 5 M de euros y buscar una solución a esta enfermedad. Entre la audiencia está Laura, de 16 años, quien ha quedado fascinada al oír hablar de un nuevo fármaco que se está probando en ratones.

Regreso ahora a la calle, son aproximadamente las 10.55 am y el espectáculo ha comenzado. Dani Jiménez, un popular presentador infantil de la televisión catalana con gran pasión por la ciencia, ayudado por Joan Guinovart, embajador de conocimiento científico del IRB Barcelona, da comienzo al evento ante una audiencia cautivada formada por niños y adultos a partes iguales. Los globos desaparecen en nitrógeno líquido sólo para volver a aparecer minutos más tarde como pedazos de plástico deformados que lentamente recuperan su forma, se vuelven a inflar y flotan. Los niños están asombrados.

Son más de las 11.20 am y la Feria Científica está en pleno apogeo. Me cruzo con un par de niños ataviados con locas pelucas blancas posando como científicos en el Photocall. Otros corren llevando tubos de ensayo con algo que parece moco pero que, según me informan, es ADN de plátano.

Se está formando una larga cola delante de uno de los stands. Al alzar la vista y leer el cartel comprendo el entusiasmo de los niños. “Haz tu propio helado”. Filas de niños, con los ojos como platos, frente a una mesa atendida por nuestros voluntarios que conjuran el helado a partir de leche, azúcar, colorante alimentario y nitrógeno líquido. Caras felices se alejan sosteniendo pequeñas tarrinas de helado azul brillante.

 

 

"Para aquellos que no son del mundo de la ciencia y la investigación, eventos como estos son la única forma de aprender qué hacen los investigadores y apreciar por qué su trabajo es tan importante", dice Irene, una de las "crazies" que nos ayuda hoy.

Me acerco a otro stand donde los niños están sacudiendo unas "Cajas misteriosas"; al parecer, se les está enseñando el método científico. Siempre es útil saber. Hay mucha gente haciendo pulseras en el stand de “Pulseras Candela”, una organización benéfica que recauda fondos para el cáncer infantil y que colabora con Sant Joan de Déu y el IRB Barcelona. La cola para hacer tu propio helado sigue creciendo.

En algún momento (creo que a las 11.40 am), me dirijo al stand del IRB Barcelona para hablar con Anna Merlos, nuestra responsable de fundraising. "Estoy muy contenta porque he conocido a Magdalena Socias, una paciente de cáncer de Mallorca, que ha recorrido a pie La Serra de Tramuntana para apoyar la campaña #RetoMetástasis. Es una historia realmente inspiradora ".

En el escenario el espectáculo comienza de nuevo. Montones de niños están sentados con las piernas cruzadas frente al escenario gritando "¡Monstruo! ¡Sal!".Dani Jiménez explica las características que hacen falta para ser un científico. Los niños aún ríen y no puedo evitar pensar que actividades divertidas como ésta son las que encienden su curiosidad innata.

Hay familias por todas partes, y la música flota en el ambiente. Tengo ganas de bailar, es "Funky Town" de Lipps Inc., de 1979. Sigo, es el momento de visitar "los Snacks de Ciencia", charlas impartidas por jóvenes investigadores en la terraza de nuestra cafetería. Allí encuentro a una madre y sus dos hijos, devorando palomitas. “Soy profesora de nutrición en la UB y quiero transmitir a los niños la necesidad y la pasión por la ciencia. Este tipo de actividades nos permiten ver la ciencia de una manera divertida, a través de experiencias”

12.30 pm, hora de volver al edificio para alcanzar a un grupo que ha realizado una de las muchas visitas a los laboratorios. Están esperando a su guía en el pasillo, charlando sobre lo que habían descubierto en el laboratorio de Nuria López-Bigas. Parecen bastante impresionados.

“Estamos viendo a gente de todas las edades interesarse por lo que hacemos. Queremos que la gente se entere de la investigación del IRB Barcelona y que entiendan que la medicina del futuro comienza aquí ", dice Margarida Corominas, Directora de Gestión del IRB Barcelona, quien ha presentado a los ponentes de cada charla durante toda la mañana.

Son las 1:30 pm y me dirijo al laboratorio de Ernest Giralt, donde un grupo acaba de salir del escape room. Todos los participantes sonríen. Parece que se han divertido. Lara Barrio, del laboratorio de Marco Milán, me explica: “Yo y otras 5 o 6 personas hemos montado este escape room científico, donde los participantes pueden jugar a ser investigadores. Todos los problemas que tienen que resolver están basados en experimentos reales y creo que se hacen una idea de las muchas cosas que hacemos los científicos"

De nuevo en la calle. Son las 2.10 pm. Hora de hablar con Anna Bartomeu, estudiante de doctorado del laboratorio de Raúl Méndez, que está en el stand "De qué estamos hechos". Hay niños a mi alrededor estudiando los carteles, intentando ponerse los guantes o concentrados observando con el microscopio las muestras de histología. "Al ver lo que hacemos, se dan cuenta de la importancia de la investigación y descubren la ciencia como profesión", dice.

“La jornada de puertas abiertas de este año fue ambiciosa. Queríamos llevar la ciencia a la calle. Estamos encantados con la respuesta del público. De hecho,  han venido más de 1500 personas a #ExperimentaIRB. La investigación es la clave para el bienestar social y creo firmemente que eventos de este tipo brindan un puente esencial entre la comunidad científica y el público general”, concluye Muriel Arimon, responsable de Divulgación Científica del IRB Barcelona.

Son las 3 de la tarde y la Jornada de Puertas Abiertas del IRB Barcelona llega a su fin. Algunas personas disfrutan de una bebida y algo de comer en el bar y los voluntarios del evento comienzan a desmantelarlo todo. Al cabo de una hora sólo quedan stands vacíos. Todos se han ido a casa. Estoy increíblemente cansada pero contenta de que las cosas hayan ido tan bien. Este día ha marcado un antes y un después para el IRB Barcelona. El evento ha sido gran un ejemplo de divulgación científica. ¡Nos vemos el próximo año!

 

Más fotografías: https://flic.kr/s/aHsmBhNGea